Seguidores del paredón

Seguidores del paredón
...todos al paredón...y los que faltan...

jueves, 1 de septiembre de 2011

Vladimir Villegas Poljak, heredero de la monarquía revolucionaria

Vladimir Villegas Poljak, experto en salto con garrocha, hermano de Mario y Ernesto, tiene una historia muy particular dentro del proceso político que se inició en 1998.  De forma muy breve, podemos resaltar  que Vladimir Villegas es el político con mejor olfato de la familia Villegas Poljak. Maneja una "agenda personal muy flexible".

En sus años de estudiante universitario, y como dirigente juvenil del PCV,  fue un privilegiado de las prebendas de la "guerra fría". Viajó, visitó y se chuleó todas las ciudades importantes del socialismo real de aquellos años. Su condición de ser hijo del sindicalero y dirigente nacional del PCV, Cruz Villegas, le brindó todas las comodidades del turismo revolucionario. Durante sus años de estudios en la Escuela de Comunicación Social de la UCV, Vladimir Villegas fue un fuerte cuestionador de la Causa R y de los preceptos y conceptos desarrollados por su fundador, nuestro compañero de estudios, lucha y trabajo Alfredo Maneiro, quien tuvo a su cargo la cátedra de Filosofía en esa escuela e impartió clases al propio Vlady.

Sin embargo, con la desaparición física de Maneiro, el sabueso de Vladimir se acercó a la Causa R y terminó capitalizando un curul en el Parlamento. Esto a cuenta  del trabajo y la labor que durante años realizó Alfredo, que en paz descanse.

La estocada política fue tan magistral que Vladimir renunció a la Secretaría Nacional del Colegio Nacional de Periodista, cargo que le sirvió de trampolín, para asumir su diputación. Posteriormente, ante la candidatura de Bernal a la Alcaldía de Libertador, el Vlady Villegas se enfrentó electoralmente a Freddy tratando así de dividir la fuerza chavista que pugnaba por sacar a Ledezma del poder municipal.

Y ustedes se preguntarán: ¿y cómo llegó a ser Presidente de VTV, embajador e incluso vicecanciller? Pues muy fácil. La esposa de Vlady, una reportera gráfica, de nombre Eyilda Gómez, gracias a su talento y profesionalismo, constancia y trabajo se convirtió en la fotógrafa oficial de los eventos del Presidente Chávez.

Eyilda junto a Frasso (Francisco Solorzano) durante 1998 y 1999 fueron los fotógrafos ad honorem del para entonces candidato Hugo Chávez. Gesto muy valiente y solidario en aquellos momentos cuando el comandante salía de la cárcel en una situación económica precaria. Es por esa vía que Vladimir Villegas se acerca al hombre que un tiempo después llega a Miraflores, lo cual repotencia el hecho de que Nicolás Maduro fue su compañero de clases durante el bachillerato.

Y ahora, allí lo ven. Ha compartido micrófonos con los periodistas más escuálidos de la oposición: Indiana Chirinos, Carla Angola y ahora Kico Buatista. Saque sus propias conclusiones. ¿Será que a Vladimir le huele que este Gobierno va a caer? Lo cierto es que le ha ido muy bien. Durante su pasantía por VTV hizo suculentos negocios con la publicidad y promoción del canal. En su estadía en México se convirtió en un fenomenal lobbysta de empresarios aztecas con miras a conseguirles créditos y permisería que les facilitarán suculentos negocios de importación desde allá para acá. Ejercicio que vio frustrado con el rompimiento puntual y circunstancial  de relaciones diplomáticas entre ambos países.

El afecto y agradecimiento que siente Chávez por  Eyilda, le han permitido a Vlady saltar la talanquera sin mayores traumas. En otras palabras, sin ser imputado ni perseguido por sus ejercicios administrativos en el Gobierno.

Ahora atrincherado desde El Nacional, Unión Radio y Globovisión, dispara a discreción contra el Gobierno que lo ayudó a salir de abajo, a vestirse bien y comer mejor. Pero sobre todo a perseguir a toda persona que haya puesto en duda su reputación de “revolucionario”. Porque al entender de él y de sus hermanos, el título de revolucionario se hereda, y ellos, en la mejor tradición monárquica, lo heredaron de Cruz Villegas, quien finalmente el único logro revolucionario que tuvo fue fundar y criar a su familia a cuenta de la CUTV, una suerte de CTV “comunista” con las bondades del financiamiento soviético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada